La Revista "Ideas Para Su Hogar" En Línea Que Usted Encontrar Ideas Y Soluciones Originales, La Planificación Y Diseño De Su Interior Casero Proyecto

¡Pequeña Historia De La Astrología!

¡Pequeña historia de la Astrología!

La astrología es una ciencia de la observación y de la sincronicidad (una teoría de concordancia entre un fenomeno observado en el cielo y un acontecimiento terrestre).

Ella nació en la antigüedad, partiendo de la observación de los ciclos de las estaciones, de los movimientos planetarios y de las posiciones de las constelaciones en el cielo.

En cada sencilla sustancia encontramos un espejo vivo y perpetuo del universo - Gottfried Wilhelm von Leibniz - filósofo y matemático

el universo astrologico

La historia detecta pruebas del estudio de los astros en la cultura babilónica, de 3.000 años antes de Cristo.

En un tiempo en que las comunidades eran principalmente agrícolas, este conocimiento se reveló un instrumento precioso para las plantaciones.

Los hombres de la antigüedad comenzaron observando el camino de la Luna y del Sol en su viaje.

eclíptica

Observaron entonces que la órbita de la Luna siempre pasaba por las mismas constelaciones, como si siguiera una línea imaginaria y nombraron la eclíptica.

Para mejor memorizar estos cúmulos de estrellas, imaginaron formas familiares para las constelaciones y crearon los signos del zodiaco.

Es decir, dieron nombres a estas agrupaciones de estrellas - Aries, Tauro, Géminis etc.

En el caso de la Tierra, se observó que, además del Sol y de la Luna, otros cuerpos celestes se movían en la misma trayectoria de la eclíptica, y pasaron a nombrar y estudiar los planetas que fueran visibles al ojo desnudo: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno.

Todo era observado: las diferentes posiciones de los planetas en los diferentes signos y el efecto de esto en las cosechas, buenas y malas.

Observaban los eclipses y los sucesos que seguían.
Eclipses principalmente los de la ocultación del Sol (símbolo de la luz, del calor y de la vida) pasaron a ser vistos como manifestación de mala fortuna.
Y los acontecimientos malos realmente ocurrían.

Observaban las determinadas posiciones planetarias y guerras o pactos de paz políticos que se sucedían.
Así, en las primeras civilizaciones de la humanidad, astronomía, astrología, matemáticas se fueron desarrollando juntas como ciencias.

Las civilizaciones antiguas fueron creciendo, haciéndose más poderosas.

El conocimiento astrológico pasó a ser restringido a las escuelas iniciáticas que formaban sacerdotes y sacerdotisas, para que mejor pudieran proporcionar asesoría al rey.

La astrología, como conocimiento profético, se vuelve más importante.

El rey buscaba al sacerdote para que le aconsejara en sus decisiones: si debía casarse, si los cielos estaban favorables para el nacimiento de un heredero, si el momento era oportuno para ampliar sus fronteras, si los dioses estaban a favor del rey o del enemigo.

Los sacerdotes, en realidad, eran hombres de estudios que tenían el conocimiento de las leyes de la naturaleza.

Sus palabras provenían de su sabiduría, merecían respeto y una admiración religiosa.
Sus consejos, predicciones y profecías debían ser acertadas - de lo contrario "cráu".
Y sus profecías provenían sustancialmente del análisis de la posición de los planetas en el cielo del momento, así como también de rituales divinatorios, como el sacrificio y análisis del hígado de animales.

Es propio
al ser humano atribuir características humanas a los objetos que le son familiares.

En todas las culturas de la historia de la civilización, sea que parte del mundo, los principales dioses de la mitología se relacionan con divinidades asociadas al surgimiento del universo y de la vida (génesis) y con los fenómenos celestes, principalmente el Sol - fuente de luz, calor y vida.
Tenemos Ra- el dios Sol de los egipcios, Inti - de los Incas, el Shamash de la antigua acádia (América del norte), Utu el dios-sol de los sumerios, etc.

Vamos a encontrar también en las más diversas culturas, dioses del cielo, diosas de la tierra, de la lluvia, etc.
Y también las personificaciones divinas de las emociones humanas, capaces de cambiar la vida de un pueblo o de su comunidad; dioses (o diosas) de la guerra, del amor, de la fertilidad.

Para lidiar con el destino o la fatalidad, o aún con las manifestaciones de la naturaleza, nada como la divinidad.

La astrología más difundida en el occidente hoy nos ha sido sintetizada por los imperios griegos y romanos.
De ahí que la mitología griego-romana es una de las más difundidas en la civilización occidental.

medallón el sol

El panteón planetario se transforma en divinidades con virtudes y debilidades humanas.

Y, al estudiar los personajes de estas mitologías, encontraremos las equivalencias de significado simbólico astrológico.

Marte - el dios de la guerra y de la energía impulsiva,
Venus la diosa del amor y de la seducción,
Hélios - el sol,
Selene la diosa romana de la Luna,
Saturno - dios del tiempo, y así sucesivamente.

Podemos decir que la astrología se usa desde hace más de dos mil años.
No puede ser comprobada como ciencia, dentro de los parámetros científicos modernos - así con no pueden ser comprobados en esta modalidad, los fenómenos para-normales, o aún el fenómeno del amor.

Nada que pertenezca al campo de lo inmensurable, de lo invisible, de lo impalpable puede ser comprobado según las reglas de la cientificidad - ni siquiera el propio misterio de la vida en sí.
Sólo sabemos que existe.

Efectos Video: Tarot, Kabalah y Astrología, por Jorge Luís Serrano


Menú