La Revista "Ideas Para Su Hogar" En L√≠nea Que Usted Encontrar Ideas Y Soluciones Originales, La Planificaci√≥n Y Dise√Īo De Su Interior Casero Proyecto

Misterioso Amor

El hombre del río revela los secretos escondidos en una flor de oro

Misterioso amor: misterioso

Durante a√Īos busc√≥ respuestas a sus dudas existenciales. No pod√≠a entender el por qu√© de las tantas preguntas que se acumulaban sin respuestas y cre√≠a incre√≠ble haber quedado desde la ense√Īanza fundamental hasta su graduaci√≥n de m√©dico, aprendiendo tantas cosas para a√ļn sentir que su ignorancia era del tama√Īo de una monta√Īa. Era inexplicable que, a pesar de su voluntad en encontrar las explicaciones de su curiosidad en cursos, libros y en los sencillos chatear con sus amigos, no hab√≠a encontrado todav√≠a una soluci√≥n para algo que pod√≠a ser tan simple como amar. S√≠, amar, ser amado, querido. Sentir nostalgia y saber de las nostalgias que el otro siente cuando no estamos cerca y, incluso con los recursos como tel√©fono, Facebook y Skype, sufrir con esa distancia insoportable.

Pero, ¬Ņqu√© es amar? ¬ŅPor qu√© una cosa que deber√≠a ser agradable se transforma en algo opuesto al dulce, a la sonrisa, al abrazo y al beso esperado? Alberto, ese es el nombre de la persona de la que estoy hablando, decidi√≥ dar un tiempo en su vida. Parar el reloj de su cotidiano de "persona normal" y salir por ah√≠ buscando una pista para su duda mayor: ¬Ņqu√© es, despu√©s de todo, amor? Se despidi√≥ de la cl√≠nica donde trabajaba, habl√≥ un adi√≥s impreciso a sus amigos y, sin pensar mucho, compr√≥ un pasaje a Amap√°, imaginando que ese destino era lo suficientemente lejos de la vida que llevaba y que no le satisfac√≠a. Pero no se qued√≥ en la ciudad, quer√≠a ir junto al r√≠o Oiapoque y meditar. Y fue lo que hizo.

Se quedó en una aldea de pescadores, muy simple, mirando al otro lado del río el paisaje de la Guayana Francesa tan igual a aquella en sus espaldas. Las personas del lugar eran anfitriones y alegres, el tucunaré sabroso y las tardes infinitamente tranquilas. No buscaba hacer amigos, por el contrario, evitaba relacionarse y perder esa paz, ese silencio que tanto había deseado. El lugar tal vez le revelara el gran enigma que escondía el misterio de la pasión humana, el misterio de sus propios desamores.

Sentado en el balc√≥n de la casita que alquil√≥, vio un d√≠a acercarse a un hombre de rara apariencia, por las ropas no era un pescador o cualquier otro miembro de la peque√Īa comunidad local: comerciante, artesano o algo parecido. Usaba un sombrero de paja, de abas bien anchas y gastadas y trajaba algo parecido a una camiseta larga y suelta que cubr√≠a sus rodillas. Los pies descalzos estaban adornados con pulseras hechas de semillas coloridas, las mismas que confeccionaron el collar de dos vueltas, ajustado en el cuello. El hombre tra√≠a una flor y sonr√≠e mansamente. Fito Alberto y dijo: le trajo una muestra de algo que le ayudar√° a entender lo que hasta ahora ha alimentado sus aflicciones. "¬ŅQui√©n es usted?", Pregunt√≥ Alberto. Soy el hombre del r√≠o, s√≥lo eso, el hombre del r√≠o que sabe de sus inc√≥gnitas espirituales y que quiere ayudarlo a descifrarlas.

Ma√Īana temprano recoja una brazada de estas flores, a√ļn humedecidas por el roc√≠o del amanecer. Col√≥quelas en un vaso y contemplelas. S√≥lo haz esto, cu√©ntalas. Alberto, medio que sin mucha convicci√≥n, cumpli√≥ la tarea al d√≠a siguiente y despu√©s de arrojarlas en un bote de barro con agua, las dej√≥ encima de una mesa. Los d√≠as fueron pasando y las flores se marcharon poco a poco hasta que los p√©talos dorados se convirtieron del mismo color del sombrero usado por el hombre del r√≠o, que volvi√≥ a la casa de Alberto diciendo que quer√≠a saber de ellas. Ellas perdieron el vano despu√©s de varios d√≠as, respondi√≥ Alberto. Pues es, afirm√≥ el extra√Īo personaje, en la vida necesitamos comprender que nada es para siempre y, sin embargo, a pesar de la extinci√≥n de algunas, siempre habr√° flores al borde de ese r√≠o. El secreto del amor es revelado a aquel que siente el placer amando cada d√≠a renovado, sin esperar nada a cambio, embriagado √ļnicamente por la emoci√≥n singular de amar por amar, libre de las emociones ajenas. Igual a una flor dorada que se renueva brillando eternamente, sin contar jornadas.

Alberto conquistó la libertad. La verdadera alforria de amar sin atormentarse con reciprocidades. Amar, por el simple y hermoso acto de amar.

Autor: Raul C√°novas

Efectos Video: Misterioso amor- Los Muchachos (Con Letra HD) Ay hombe!!!

ÔĽŅ
Men√ļ